Please note, your browser is out of date.
For a good browsing experience we recommend using the latest version of Chrome, Firefox, Safari, Opera or Internet Explorer.

Mejor precio garantizado

Para los amantes de la naturales, el Algarve ofrece varias opciones, desde la vida salvaje, como la observación de aves en Vilamoura o en la Costa Vicentina, las áreas naturales como la Reserva Natural de Sapal de Castro Marim y Vila Real de Santo António o la diversidad de los paisajes. Lugares privilegiados con panorámicas únicas.

En la Costa Vicentina se siente la fuerte presencia de la naturaleza en las arribas abruptas de color oscuro, cortadas por pequeñas playas. La costa sur, amena y atrayente, está formada por acantilados coloridos y kilómetros de playas moldeadas por pinares.

En el interior, una larga franja de terrenos calcáreos, el Barrocal, es la huerta y el jardín del Algarve, con los tonos coloridos de los almendros, higueras, naranjos y algarrobos. Esta es la región de las casas de paredes caladas con cornisas coloridas y chimeneas con rendijas y vistas que llegan al mar. Más al norte se encuentra la sierra, una sucesión de formas redondas y suaves, con espacios amplios y flora variada.

Para los amantes del deporte y aventura, hay varios lugares para la práctica de buceo y piragüismo. Si prefiere deportes de caminos, el Algarve presenta varias propuestas de BTT o senderismo, así como safaris por las sierras algarvias.

Y si está pensando en algo más radical, la propuesta pasará por una escalada, en la Roca da Pena, cerca de Salir. Sin duda, uno de los lugares más emblemáticos. Si prefiere volar, entonces opte por un paseo en globo en los cielos del Algarve.

La cultura y tradición son marcos presentes en todo el territorio nacional y en el Algarve varios son los testimonios del pasado (la Capilla de São Lourenço de Matos, el Castillo de Silves o las Ruinas de Milreu, son algunos ejemplos). La cocina del Algarve es muy rica, así como sus dulces y vinos espirituosos. No deje de probar un licor o probar un dulce aromático como el Dom Rodrigo.

El día del Algarve está lleno de emociones intensas. Especialmente para los más jóvenes existen algunos parques acuáticos y el Zoomarine.

La noche es cálida y rica. Pruebe una velada en el Casino, una noche de Jazz en Loulé en pleno verano o solamente deténgase para observar las estrellas en alguno de los diversos observatorios astronómicos repartidos por el Algarve.